Tiempo de lectura: 2 minutos ⌛

El mito nórdico de la creación es la historia con la que los antiguos nórdicos daban respuesta al origen del cosmos, algo que aparece con bastante frecuencia entre las distintas mitologías del mundo.

El origen del cosmos

Antes de que existiera cualquier cosa, antes de la creación, existía un abismo de vacío llamado Ginnungagap. Es mencionado en Völuspá:

La edad en la que vivió Ymir era muy antigua;
Ni mar, ni olas, ni arena;
La Tierra no existía, ni los cielos,
Tan solo existía una brecha enorme.

Este caos de perfecto silencio y oscuridad yacía entre las tierras de Muspelheim y Niflheim, tierras de fuego y hielo respectivamente.

mito nórdico de la creación muspelheim y niflheim
La contraposición de fuego y hielo es común en diferentes mitologías

Cuando el fuego se encontró con el hielo, se combinaron para formar un gigante, llamado Ymir. Además formaron una vaca llamada Audumla (también Audhumla) la cual alimentó a Ymir. Dicha vaca consiguió sobrevivir lamiendo bloques de hielo salados. De ahí emergió Buri, el abuelo de los Aesir. Ymir, el padre de los gigantes de hielo, creó a un hombre y una mujer de su sudor bajo su brazo izquierdo.

El nacimiento de Odín

El gigante Buri era un gigante, grande y apuesto. Más tarde tendría un hijo llamado Bor, con su esposa Bestla. Bor y Bestla tendrían, a su vez, tres hijos: Odín, Vili y Ve.

Odín mata a Ymir

En el mito nórdico de la creación, Odín mató a Ymir. La sangre que brotó del cuerpo del gigante mató a todos los gigantes de hielo que Ymir había creado, excepto a Bergelmir y su esposa. La pareja consiguió huir y encontraron un lugar seguro en las tierras de niebla. Todos los gigantes posteriores descienden de esta pareja. Odín creó el mundo con el cadáver de Ymir. Su sangre serían los mares; la carne, la tierra; su calavera, el cielo; sus huesos, las montañas; su pelo, los árboles. El nuevo mundo se llamó Midgard. Las cejas de Ymir se usaron para vallar el área donde vivirían los humanos. Alrededor de Midgard había un océano donde vivía una serpiente llamada Jörmundgander. Esta serpiente era lo suficientemente grande como para formar un anillo alrededor de Midgard poniendo su cola en su boca.

El mito nórdico de la creación en la cultura popular

Elementos de esta historia aparecen en diversas manifestaciones de cultura popular. Por ejemplo, es muy conocido el árbol Yggdrasil como «árbol de la vida», especialmente popular en tatuajes. También se pueden encontrar diferentes esculturas con elementos de esta creación, como estatuas de Odín o el árbol de la vida mencionado anteriormente como parte de otras esculturas.


Otros mitos nórdicos