Tiempo de lectura: 2 minutos ⌛

El mito de Prometeo da respuesta en forma de leyenda a cómo la humanidad descubrió el fuego.

Prometeo y Zeus

Prometeo era uno de los Titanes, que en algún momento fue enviado al Tártaro por el enfurecido Zeus que no aceptó que los Titanes luchasen contra él en la famosa batalla de la Titanomaquia.

Sin embargo, Prometeo no estaba implicado directamente en la guerra, así que Zeus lo salvó del Tártaro y le dio una misión: crear un hombre con tierra y agua. Prometeo llevó a cabo la tarea, pero mientras trabajaba en su creación, se encariñó de estos seres que acababa de crear.

No le importaban mucho los dioses y su jerarquía, y aunque no le trataban mal, se sentía mucho más cómodo alrededor de los inmortales.

En cualquier caso, el plan de Zeus no era que los hombres tuvieran algún poder inusual. Pero Prometeo tenía otra cosa en mente, así que decidió robar uno de los poderes con los que Zeus era especialmente sensible, el fuego.

Prometeo roba el fuego

Prometeo, conocido por su ingenio y sabiduría, tenía un plan: engañar a las diosas lanzándoles una pera dorada a un patio con el mensaje «para la diosa más bella de todas».

Funcionó tal y como planeó, las diosas empezaron a pelearse por la fruta mientras los dioses estaban disfrutando de la escena. Todos ellos estaban distraídos y Prometeo no encontró dificultad a la hora de robar el fuego del taller de Hefesto. Prometeo salió felizmente del patio llevando consigo el fuego robado en una caña hueca. A continuación lo llevó a la superficie y se lo entregó a los humanos.

Zeus se enfureció mucho. Se hartó después de tantas veces que había sido desafiado por Prometeo. Así, hizo que Hefesto lo encadenase en el Cáucaso donde un águila se comería su hígado para siempre.

Heracles libera a Prometeo águila mitología griega mito de prometeo
Heracles (Hércules) libera a Prometeo del águila