Tiempo de lectura: 3 minutos ⌛

Maat (o Ma’at) es la diosa de la verdad y la justicia en la mitología egipcia. Está casada con Tot y es hija de Ra, el dios del sol. Además de la verdad, ella también representa al balance, la armonía y el orden divino. En las leyendas egipcias es Maat la que aparece para traer la armonía entre el caos y el desorden.

Iconografía

Normalmente es representada como una mujer sentada o de pie, cuya corona tiene una única pluma de avestruz sobresaliendo de ella. También se le puede ver como una mujer con plumas de avestruz a modo de tocado. A veces, se le representa como una diosa alada. Sostiene un cetro en una mano y el Anj en la otra.

Maat diosa de la mitología egipcia
Representación de Maat por Yliade

El salón de Maat

El Salón de las Dos Verdades, también conocido como el salón de Maat, significa el rito de paso que cada alma debía pasar para poder vivir felices en el reino de Osiris. Era entonces cuando se realizaba el pesado: la pluma de la verdad en un lado de una balanza y en el otro lado se colocaba el corazón del fallecido. Maat es la figura central en este rito.

pesado del corazón maat diosa egipcia mitología egipcia
Pesado del corazón del fallecido frente a la pluma de la verdad

Los 42 principios de Maat

Además, cuando estas almas entraban al inframundo para ser juzgadas, tenían que declarar los 42 principios de Maat. Estos principios divinos incluían afirmaciones como las siguientes:

  • Nunca he mentido
  • No he desobedecido la ley
  • No he acusado falsamente a nadie
  • Nunca he robado comida

Todos los principios de Maat

  1. No he pecado
  2. No he cometido robo con violencia
  3. Nunca he robado
  4. No he asesinado hombres y mujeres
  5. No he robado grano
  6. Nunca he robado ofrendas
  7. No he robado propiedad de dioses
  8. Nunca he dicho mentiras
  9. No me he llevado comida
  10. No he pronunciado maldiciones
  11. Nunca he cometido adulterio
  12. Jamás he hecho llorar a nadie
  13. No me he afligido en vano
  14. Nunca he atacado a ningún hombre
  15. No soy un hombre de engaños
  16. Nunca he robado tierras cultivadas
  17. No he escuchado conversaciones a hurtadillas
  18. Nunca he dicho calumnias
  19. No me he enfadado en vano
  20. No he seducido a la mujer de ningún hombre
  21. Nunca he seducido a la mujer de ningún hombre (se repite la anterior pero con referencia a un dios diferente)
  22. No me he corrompido a mí mismo
  23. No he causado terror a nadie
  24. Nunca he transgredido (la Ley)
  25. No he sido iracundo
  26. No he tapado mis oídos a las palabras de la verdad
  27. Nunca he blasfemado
  28. No soy un hombre de violencia
  29. No soy un alterador de la paz
  30. Nunca he actuado en vano
  31. No me he inmiscuido en asuntos ajenos
  32. No he hablado de más
  33. Jamás he hecho el mal
  34. No he cometido brujería contra el Rey (o blasfemado contra el Rey)
  35. Nunca he parado el flujo del agua
  36. Nunca he alzado mi voz de forma arrogante
  37. Jamás he maldecido a Dios
  38. No he actuado con arrogancia
  39. Nunca he robado el pan de los dioses
  40. No me he llevado los pasteles khenfu de los Espíritus de los muertos
  41. Nunca he arrebatado el pan a un niño, tampoco he tratado con desprecio al dios de mi ciudad
  42. No he matado ganado perteneciente al dios

Artículos relacionados

  • Ammit, demonio devora-almas